miércoles, 1 de julio de 2020

Cuando tu tienes algo que quieres...



"Cuando tu tienes algo que quieres y lo cuidas, es parte de ti, no necesitas mirarlo cada momento..."

Alba en sus fantasías, se encuentra con un niño del que desconoce todo, llegado no sé sabe cómo, al globo donde ella y sus amigos, van volando. Entablarán una larga conversación en la que se mezcla la figura de El Principito, uno de los personajes favoritos de Alba, pero descubrirá que también su madre "¿lo conoció?"

En realidad todos conocemos a El Principito, un cuento más para adultos que para niños. ¡Quién no ha tenido alguna vez un encuentro con su inocencia, con su lógica aplastante...! Alba, después de viajar a Egipto, de volar con un águila, de hablar con el Dalai Lama en persona y de otras vicisitudes, conocerá al Principito, es el punto que marcará su paso de niña a adolescente. Como todo en la vida, algo que tiene que ocurrir. Descubrirá el lenguaje de la mente, que los humanos ya no usamos, pero que es el único que dice la verdad, porque no puede ocultar las intenciones. 

Si quieres leer un extracto de las aventuras de Alba, o el libro completo, pincha aquí, es parte del blog 



... Y si te gusta, entra en Amazon y deja un comentario con tu valoración.


@ 2020, by Santiago Navas Fernández

miércoles, 17 de junio de 2020

OMAR KHAYYAM




"Jamás de la ciencia mi corazón se privaba, pocos misterios quedaron que por saber no acabara, setenta y dos años he pensado noche y día, para enterarme de que no me he enterado de nada."


Omar Ibn Ibrahimal-Khayyami nació el 18 de mayo de 1048 en la ciudad iraní de Nishapur, donde residió y ejerció como juez y profesor de matemáticas, filosofía, medicina e historia. Hasta el 4 de diciembre de 1131, cuando falleció, fue enterrado en una tumba que en el siglo XX fue sustituida por un mausoleo de mármol blanco y adornado con cristaleras de colores. Conocido como Khayyam en oriente y como Jayami en occidente.

 

Comenzó a conocerse en Europa y América a través de Edward Fitzgerald, poeta y traductor de los Rubaiyat, cuartetos que compuso en cuyas rimas une primero con segundo y cuarto verso, quedando el tercero libre. Su estilo fue satírico, hablando de la vida, del amor, de las relaciones y los placeres, del ser humano e incluso a veces con una crítica contra la religión, la educación y la sociedad y su organización. Fue citado por Borges, Wilde y Juan Ramón Jiménez.

 

Pero no sólo desarrolló esas materias. Como filósofo, fue un fiel seguidor de Avicena. En matemáticas destaca su aportación al crear lo que él llamó “shay” (cosa, algo) que se tradujo por xay, quedándonos con la x que se manejan en las ecuaciones, investigador de las fracciones y los binomios, expuso que no se podían explicar las ecuaciones de tercer grado con compás y regla, habría que esperar hasta Descartes en el siglo XVII, por lo que se le ha considerado un adelantado a su tiempo. Así como su contribución al quinto postulado de Euclides sobre las líneas paralelas.

 

En astronomía desarrolló un calendario que aún se sigue usando en Afganistán e Irán, llamado jalaliana o seliuk, que fija con exactitud el año, desmintiendo el principio de los 365 días, mucho más preciso que el calendario gregoriano. Dirigió el observatorio astronómico de su ciudad. Actualmente hay un cráter lunar con el nombre de Omar Khayyam.

 

Inquieto científico, estudioso y formador a su vez, como puede deducirse, la Organización de Cultura y de la República Islamista de Irán, en 2011, obsequió a la Universidad Complutense de Madrid, con una estatua de Omar que está situada frente a la Facultad de Filosofía y Letras.


Debajo, la portada de los Rubaiyat, en su primera edición estadounidense efectuada por Fitzgerald en 1878.









@ 2020, by Santiago Navas Fernández

viernes, 5 de junio de 2020

JUAN SALVADOR GAVIOTA



"NO HAY NADA MÁS DIFICIL EN EL MUNDO QUE CONVENCER A UN PÁJARO DE QUE ES LIBRE"

Juan Salvador Gaviota fue un éxito desde su publicación en 1970, siendo el libro más vendido durante 38 semanas en EEUU. 

La historia cuenta la osadía de una gaviota que se niega a comer y graznar solamente durante toda su vida, pretende volar y dominar el vuelo, en contra del criterio de la bandada, que llegará a expulsarle por ello. Pero le servirá para ahondar aún más en su deseo y pasar a otro nivel superior donde conoce a algunas gaviotas que, como él, abandonaron el mundo común para elevarse en el aire. Volverá para demostrar lo que se puede hacer con empeño y voluntad, ayudar a otros como él, pero...

Es una historia de superación personal, de reivindicación, de lucha solitaria y desagradable. Pero le merece la pena, mi duda es ¿alcanzar el otro nivel restringido para unos pocos implica la muerte física o la muerte social en el grupo natural?

Richard Bach (Oak ParkIllinois23/06/1936) la describió como un cuento, una fabulación de imágenes mezcladas. Era mecánico de aviación y fue piloto de las Fuerzas Aéreas estadounidense durante 5 años. Toda su vida giró en torno a volar. Se casó 3 veces. Y es autor de múltiples obras, aunque ésta es la más conocida y divulgada.

En 1973 se hizo "la película" en la Paramount, 95 minutos maravillosos de paisajes y música. Obtuvo dos Oscar a la mejor fotografía y al montaje y un Globo de Oro a la mejor banda sonora original. Con música de Neil Diamond y Lee Holdirdge.

Es fácil y muy barato conseguir el libro, incluso en algunos portales se puede leer gratis, pero no te olvides que, así, no lo podrás subrayar. Mi ejemplar, el de la foto, está subrayado y dado cien vueltas atrás y adelante. En cuanto a la película, hay una versión que circula por internet que es muy antigua y se ve con alguna dificultad, pero merece la pena.

Sin duda su lectura es muy recomendable, sólo te llevara un rato hacerlo y no te darás cuenta de los minutos que han pasado.

Si lo quieres en ebook, también lo encontrarás en muchos portales. Te dejo el enlace a Google Libros donde también podrás encontrar los míos.


@ by Santiago Navas Fernández



viernes, 15 de mayo de 2020

Lo que no da naturaleza...



En realidad, el proverbio es una derivación del más conocido "lo que natura non da, Salamanca non presta" que aparece en la imagen del azulejo superior, que está en la Universidad de dicha ciudad. La referencia a Baeza es porque allí existió otra Universidad de gran prestigio desde 1533 hasta 1824.

El proverbio latino, se ha atribuido a Miguel de Unamuno, quizá porque lo comenta en una de sus obras "Vida de don Quijote", que fue rector en dicha Universidad, la más antigua de Europa, por cierto, y la primera en tener Biblioteca pública. En la que figuraron como estudiantes y/o profesores, personajes tan reconocidos como el citado y además Fray Luis de León, Fernando de Rojas, San Juan de la Cruz, Antonio de Nebrija, Hernán Cortés, Mateo Alemán, Luis de Góngora, Calderón de la Barca, etc.

La explicación de este proverbio, o refrán, es muy simple y podemos explicarlo con otros similares: "el que asno fue a Roma, asno se torna" y " el que tonto va a la guerra, tonto vuelve de ella", aunque en este caso, permítanmelo, es buena señal, porque ha sobrevivido. En definitiva, que no por tener títulos y estudios de renombre, significa que el individuo en cuestión, sea inteligente, simplemente dice que ha aprobado. Y no quiero mirar a nadie.



2020, @ by Santiago Navas Fernández

sábado, 25 de abril de 2020

Confucio



«Cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo»

Confucio es el creador de infinitas frases cargadas de contenido y consecuencias, que nos llevan a meditar. Que a fin de cuentas es lo que quería. Por eso sus escritos han perdurado en el tiempo y son mucho más que una frase. Una enseñanza de vida, una forma de relacionarse con los semejantes y con la naturaleza, un proceso de formación y crecimiento. Más que una religión, es una filosofía cuya influencia se encuentra presente en el día a día de China, Japón y Vietnam desde donde se extendió mundialmente.

Nació el 28 de septiembre de 521 a.C. en Qufu, China, en el seno de una familia humilde. Y fue enterrado junto con otros 100.000 seguidores, tras su fallecimiento en 479 a.C. en Lu. Vivió en una época de continuas guerras de señores al estilo feudal, fue maestro y pensador, creando su propia corriente filosófica que conocemos como confucianismo.

Si quieres investigar más sobre este interesante tema, aquí te dejo algunos enlaces:





@ by Santiago Navas Fernández

martes, 31 de marzo de 2020

SOBRE EL CONFINAMIENTO: ANA FRANK



«Lo que se hace no se puede deshacer, pero se puede prevenir que vuelva a ocurrir»

Ana Frank escribió su conocido Diario a lo largo de poco más de 2 años de encierro obligado, para escapar de la persecución nazi, en un habitáculo junto con sus padres y hermana, otra familia de tres miembros y un soltero. Su sueño de ser una famosa escritora lo empezó a desarrollar su padre, único superviviente de todos ellos tras pasar por los campos nazis, cuando en 1947 publicó dicho diario titulado entonces "La habitación de atrás".

Hoy día podemos visitar aquél espacio de vida en el mismo lugar y tal y como estaba, Amsterdam, personalmente o a través de la web https://www.annefrank.org/es/ana-frank/quien-era-ana-frank/

Ana Frank nació el 12 de junio de 1929 en Francfort del Meno, segunda hija de Otto y Edith, dos judíos alemanes que huyeron de la persecución nazi a pesar de que el padre había luchado en el Ejército alemán durante la I Guerra Mundial. 

Cuando la hermana de Ana, Margot recibió una citación para incorporarse a trabajar, los padres dedujeron que iban a ser arrestados. Así que en conjunción con los dueños de la fábrica donde trabajaba, construyeron un área secreta en los pisos superiores para refugiarse.

En su 13 cumpleaños, Ana recibió de sus padres un diario por el que había mostrado interés. El 9 de julio de 1942, casi un mes después, se encerraron voluntariamente y en los días siguientes siguieron incorporándose hasta el total de los 8 miembros que convivieron en dicho encierro. Hasta que el 4 de agosto de 1944, dicen que en una inspección rutinaria sobre los trabajadores de la fábrica, los encontraron y los detuvieron. Su última anotación fue hecha el 1 de agosto.

Fueron trasladados por diversos campos de concentración, algunos miembros murieron inmediatamente, otros, como Ana y su hermana, aguantaron hasta llegar al de Bergen-Belsen donde ambas murieron con una diferencia de días, enfermas y debilitadas, apenas dos meses antes de que los ingleses liberasen dicho campo el 15 de abril de 1945.

Dos de las personas que alimentaban y protegían a los escondidos en la casa de Amsterdam, hallaron los textos escritos de Ana y los guardaron. Cuando Otto, el padre, fue liberado del Campo de Concentración, volvió en busca de noticias, sabía de la muerte de su esposa y la Cruz Roja le confirmó la muerte de sus hijas. Recogió los escritos de Ana y descubrió la grandeza de una niña dotada para transmitir, la ilusión, la fantasía, sus pensamientos sobre temas transcendentales, sobre ella misma y las personas con las que convivía y hasta el descubrimiento del amor con el joven hijo del otro matrimonio que apenas le llevaba tres años.

El tesón de Otto hizo que se conociera el famoso Diario, a pesar de que tuvo que batallar con los negacionistas del Holocausto, los neonazis que no solo negaban la veracidad de los escritos, sino incluso la existencia de la propia Ana. Pero en cuantos juicios presentó demandas, los ganó todos.

El Diario quedó como testigo de lo que podría haber llegado a ser una increíble escritora y una gran mujer. El horror que la tocó vivir, acabó con ella y nos privó a la humanidad de su presencia. Su Diario es un testigo de lo que, como ella dijo: "se puede prevenir que vuelva a ocurrir". No tenemos más que mirar a nuestro alrededor y ver cómo las ideas xenófobas y totalitarias vuelven a florecer en las democracias a través de partidos de extrema derecha, algunos han alcanzado el poder a través de los votos.

Por internet puedes encontrar desde un reportaje sobre la casa:  https://youtu.be/MsdHFBZHG2g
a una de las varias películas: 
y numerosos enlaces más. Sobre su vida se han compuesto obras teatrales y hasta un musical. Y el Diario ha sido traducido a más de 70 idiomas.

No te olvides, si te apetece, visitar virtualmente la casa en la web citada:  https://www.annefrank.org/es/ana-frank/quien-era-ana-frank/


@ by Santiago Navas Fernandez

miércoles, 18 de marzo de 2020

ABEL BEIRE



Abel Beire se llamaba Julio Alvarez. Yo tuve noticia de él a los 15 años, cuando organizó, acompañando a la Asociación de Vecinos del barrio (que aún existe), una pintada y una lectura de poesía populares, tema en el que se había esforzado en su vida de activista del Arte. Así un montón de niños pintamos un muro que había en el barrio, luego otro... acompañados de poesías y frases de poetas amigos que nos trajeron al barrio su Arte. Fue un homenaje a Juan Gris, de cuyos muros ya desaparecieron las reproducciones de sus cuadros, sirvió para que muchos empezásemos a descubrir otro aspecto más de la vida. Pero también se pintaron otros muros ¡ya puestos! por otras calles. 

A mi se me quedó grabado en la memoria la frase "antes de que se inventaran las cosas, ya las soñaron los poetas", puede que no sea exacta y mi mente haya añadido o borrado alguna palabra, pero lo importante es el sentido, el mensaje, lo que Julio quiso transmitir a tanta gente joven como entonces bullíamos a su alrededor. Lo recuerdo por la calle Sánchez Preciado, donde todos le saludábamos, núcleo de un barrio mucho mayor.

Julio Alvarez adoptó su nombre artístico, según me contaron, porque tenía su estudio en el cruce de dos calles: Abel y Beire. No sé exactamente cuál esquina será, pero paseando recientemente por allí, pude suponer, o soñar, que de eso se trata, cuál era.

Julio era madrileño, nació en el mes de su nombre de 1928 y nos dejó en mayo de 2011. Ilustrador de algunos libros de Gloria Fuertes, fundador de la exposición de Primavera "Arte al Aire Libre", aprendiz en Bellas Artes y la San Fernando, introductor de Warhol con el que compartió Madrid, poeta, escultor, pintor, crítico y articulista... no quiero ser yo quien cuente su vida, sino amigos y expertos, por lo que os dejo aquí los enlaces:





@ by  Santiago Navas Fernández